Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Las faltas de explicaciones vuelan en Cubana de Aviación

Entre la realidad y la ficción se debate la prestación de los servicios aeroportuarios en los vuelos domésticos de la aerolínea cubana.

Valentín Rodríguez, Corresponsal En Turismo July 22, 2016

Cubana de Aviación es la línea aérea bandera de la Isla y se ufana en sus anuncios publicitarios de su larga experiencia, sin embargo parece que los hechos cotidianos no se corresponden con su marketing.

Me detengo en los vuelos domésticos por tener algún conocimiento de las dificultades que se afrontan con el cumplimento de los itinerarios y la información que se ofrece a la población que viaja.

He vivido experiencias muy negativas al utilizar sus servicios a Camagüey y Holguín, pero no tenía intenciones de compartir, esas vivencias, salvo ahora que un amigo disgustado me conto su odisea.

Comenta que hace aproximadamente un año Cubana de Aviación amplió sus servicios entre La Habana y Guantánamo al ofertar un vuelo diario, pero en los últimos meses se cancelan  sin previo aviso.

El viernes 15 de julio último, el trayecto de regreso a la capital del país no se efectuó porque, según me comento  uno de los pasajeros que lo acompañaba y que viaja con frecuencia a la capital -quien pidió que no mencionáramos su nombre-, les dijeron que el aire acondicionado del avión estaba roto.

 Los pasajeros fueron enviados hacia La Habana en un ómnibus de turismo después de haber sufrido el calor agobiante del salón de última espera del aeropuerto Mariana Grajales de Guantánamo, pues los aires acondicionados fueron apagados para ahorrar energía.

Según pudo saber Cuba es otra historia, el sábado 16 de julio el avión no llegó a tiempo porque tenía problemas técnicos, gracias a otra pasajera que también pidió que no reveláramos su nombre. Previéndose el arreglo del avión detenido desde el día anterior en Guantánamo y conociéndose que el vuelo procedente desde La Habana llegaría en horas de la tarde, se informó por la radio que había una oferta de pasajes para ese vuelo en el aeropuerto, lo cual provocó mayor aglomeración de personas en dicho lugar.

Viajar por vía aérea desde la capital hacia cualquiera provincia del país supone una angustia desde la hora en que  se decide conseguir el boleto, comprado con tiempo de antelación. Ya en el momento de realizar el viaje empiezan otras molestias, pues el vuelo no sale en tiempo y las explicaciones “vuelan” por su ausencia.

Suponiendo que el salario medio en Cuba sea de quinientos pesos, un pasaje en avión desde Guantánamo a La Habana y viceversa, - por solo mencionar ese destino-,  cuesta 228 pesos moneda nacional, significa el 45,60 % de ese salario. Se trata de un precio alto para la mayoría de los cubanos.

Consecuentemente, los pasajeros debían recibir un buen trato, pero no es así siempre.