Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Las Terrazas: Edén entre montañas

En la Sierra del Rosario, unos de los más extraordinarios y bellos parajes montañosos de la geografía del occidente de Cuba; existe desde hace 46 años la comunidad campesina de Las Terrazas.

Rolando Pujol Rolando Pujol /COH En Turismo Jan. 29, 2017

Las Terrazas fundada en 1971 como el primer proyecto de comunidad rural de desarrollo sostenible del país, hoy a las puertas del tercer milenio, resplandece por haber alcanzado notables resultados en la elevación de la calidad de vida de sus pobladores y por la variedad de incentivos que ofrece para los interesados en el turismo vinculado a la ecología y la naturaleza.

 

Declarada por la UNESCO en 1985, como Reserva Mundial de la Biosfera, la Sierra del Rosario abarca una amplia región de 25 000 ha; de las cuales 5 000 pertenecen al poblado de Las Terrazas, que con alrededor de 200 viviendas, alberga a unos mil pobladores, consagrados fundamentalmente al cuidado y conservación de la flora y fauna, la explotación de los cafetales y otras actividades agrícolas variadas. 

 

Una singularidad de esta comunidad rural es su concepto arquitectónico, expresado en un conjunto urbanístico que se adapta de manera coherente al relieve escalonado donde se asienta, de manera que las casas independientes de paredes blancas y techos de tejas rojas, van ascendiendo loma arriba entre árboles y jardines. En la parte baja, el lago artificial formado por la represa del Río San Juan, le confiere al paisaje una bucólica placidez, remarcada sobre todo a la caída de la tarde, cuando el sol se quiebra sobre las aguas en destellos de oro.  

 

Además de su naturaleza, la Sierra del Rosario conserva un importante patrimonio histórico y cultural que se remonta a más de 2 200 años, cuando se asentaron en la región los primeros grupos humanos de desarrollo mesolítico. Uno de los períodos históricos más notables del emporio montañoso se sitúa entre la segunda mitad del siglo XVIII y las primeras décadas del XIX cuando se produce la emigración de colonos franceses desde Saint Domingue (Haití), quienes fundaron y fomentaron decenas de haciendas cafetaleras con una sólida arquitectura y novedosos métodos de fomento agrícola. 

 

Con el proyecto de desarrollo turístico iniciado en 1994 se ha ido creando una infraestructura de servicios y el diseño de diversos incentivos para los visitantes. La recreación tiene en los Baños del San Juan, Bayate y en los lagos San Juan y Curujey, sus pilares más importantes. Excursiones diversas por los senderos de montaña, y la aventura del Canopy, son otras de las apreciadas ofertas turísticas, que ponen al visitante en contacto con paisajes inolvidables y sorprendentes ejemplares de la flora y la fauna de la región.

 

Como un verdadero Edén entre montañas, Las Terrazas, conjugan la portentosa bondad de la naturaleza, con la sabia intervención de las manos creadoras del hombre, en una obra que es la materialización de un hermoso sueño.