Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

María la Gorda para el buceo

Cada vez son más los locales al servicio del Turismo que llevan en Cuba nombre de mujer: Los lujosos restaurantes Amelia, y Victoria, La Cecilia, en el Vedado y Miramar, dan fe de ello. Pero el más simpático , es el apelativo de María La Gorda que identifica el Hotel Villa sede de un Centro Internacional de Buceo, en la occidental provincia de Pinar del Rio.

Margarita Pécora Mintur En Turismo March 5, 2016

De solo escuchar  el nombre, ya nos estamos imaginando  una  fornida  mujer  que  se pasea por el lugar con su voluminosa anatomía. Pero  el nombre está ligado a una historia que, para conocer y disfrutar,  vale la pena viajar 4 horas y media desde el suroeste de Ciudad de la Habana hasta  el extremo oeste  de la isla.  

Allí está,  en la Península de Guanahacabibes, en la Reserva Natural de Cabo Corrientes, hechizando  con aguas turquesa, tan transparentes que deja ver  en el fondo, las mantarrayas escoltadas por  manchas de peces multicolores. 

Cuentan los lugareños que  varias leyendas   se relacionan con el simpático apelativo. La que mayor fuerza cobra es la relacionada a   una  la indígena venezolana u hondureña,   llamada María, secuestra  por los piratas  y luego abandonada en esa playa de unos ocho kilómetros de arenas blancas. 

Mujer emprendedora al fin, debió  tomar decisiones  para sobrevivir   en tales  circunstancias, y abrió una posada donde ofrecía alimentos y placer a los filibusteros que arribaban al lugar, y al parecer su nombre unido al físico sirvieron para atribuirle al territorio su actual denominación.

 

Sea cual fuere la verdad, hoy los hermosos arrecifes voladizos de ese litoral, llevan el nombre de "tetas de María la Gorda", encanto de un sitio que combina las leyendas con los poderes de la naturaleza.

 

Sobre extensas áreas de vegetación costera,  se ubica el Centro Internacional de Buceo, donde los inmersionistas y los que nunca se atrevieron a tocar el fondo, se animan a  disfrutar 50 sitios de buceo con aguas cristalinas, transparentes y tibias, gracias  al  equipo de  entrenadores  de buceo que ponen todo su esfuerzo para que el bañista  gane confianza y se sumerja.

María La Gorda, Playa de Arenas Blancas Gente en la Playa de Villa María La Gorda Muelles en María La Gorda

Los expertos consideran que el lecho marino de María la Gorda debido a su abundante vida marina y corales extraordinariamente hermosos, se encuentra está entre los diez más privilegiados de América Latina. 

Para los visitantes más  entrenados  en las aventuras subacuáticas,  hay buzos experimentados  que les acompañan en descensos a través de extensas paredes verticales hasta los nidos coralinos, la exploración de túneles y cuevas, y los descubrimientos de restos de antiguos galeones españoles, para lo cual disponen de  moderno equipamiento certificado por el SSI y el CMAS.

 

Entre las facilidades del hotel se incluyen un restaurante buffet y otro especializado en comida del mar, un bar, oficina para la renta de autos, correo, tienda,  yates para el buceo con capacidad para 28 y 12 buzos, experimentados instructores que dominan los idiomas Inglés, Francés e Italiano.