Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Posar junto a los cocodrilos en la Ciénaga de Zapata

Si usted ha visto con asombro los documentales de Discovery Channel, sobre temibles y voraces cocodrilos, sabrá que una cosa es verlo en la Tele y otra en vivo. Visitar el mayor criadero de cocodrilos de Cuba es una opción real, para los turistas amantes de la naturaleza y la fauna exótica.

Margarita Pécora Cubadebate En Turismo March 12, 2016

En el argot turístico suele denominarse a  Cuba como  el “verde caimán”, aludiendo así a la fisonomía de la Isla,  con forma de cabeza de caimán ancha en el Oriente, y alargada  hasta terminar  en la cola,  que es el occidente.

Pero el  caimán  que también existe en la Isla, se diferencia del cocodrilo  en que el primero tiene el hocico más ancho y en forma de U.

 El Cocodrilo Cubano es endémico de la isla de Cuba e Isla de Pinos.   En  Guamá, un complejo turístico concebido en medio de la Laguna del Tesoro, parte integrante del Parque Natural de la Península de Zapata  existe el mayor criadero de cocodrilos de Cuba. Expertos calculan que en  este criadero pueden verse más de 10.000 ejemplares, que están clasificados por áreas, en función de su tamaño.

 A la Ciénaga de Zapata y Gran Parque Natural Montemar se llega desde La Habana - o Santa Clara, desde el Este - por la Autopista Nacional, doblando a la derecha en el Entronque del Central Australia en el Km 142, lugar bien señalizado como la entrada a la ciénaga, Playa Larga y Playa Girón. 

La visita es guiada y comienza con  una explicación genérica sobre estos reptiles. Ahí uno se entera por ejemplo, que el cocodrilo de Cuba pertenece a un grupo de reptiles cuya existencia sobre nuestro planeta se remonta a más de 70 millones de años, lo que los hace contemporáneos con los dinosaurios, se caracteriza por tener la cabeza corta con dos elevaciones detrás de los ojos, los escudetes dorsales en seis filas regulares y el cuarto diente mandibular por fuera de la maxila, color dorsal verde grisáceo oscuro, vientre blanco y lados amarillos con manchas negras. Puede llegar a medir hasta 5 metros de longitud total.

 Allí muestran pequeños embriones  sumergidos en formol,  luego se puede pasar a  para ver los animales en todas las etapas de su desarrollo, desde los más chicos que caben en la palma de una mano,  hasta  los más grandes de  inmensa boca y ojos protuberantes que parecen  dormidos cuando  reposan como troncos de árboles  en las orillas, tomando el sol. Lo  más emocionante  y que cobra grandes dosis de adrenalina,  es la demostración de la cacería con  un lazo.

Los más dóciles pueden ser acariciados por el visitante  y  hasta tomarse foto junto a ellos. Las hembras cuidan con tanto celo su nidada que no la abandonan ni para comer. Cuando los huevos eclosionan, defienden celosamente a los neonatos y se incrementa su habitual fiereza y agresividad. Por esto, y por su gran poder de saltar tanto desde el agua como desde la tierra es un animal temido. 

Visitar el mayor criadero de cocodrilos de Cuba   puede ser una aventura  exótica  e inolvidable que  no se limita solo a ver los reptiles, también se  puede disfrutar la observación de aves, el senderismo, ecoturismo; buceo, pesca deportiva, entre otras atracciones.