Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Topes de Collantes: La oportunidad de salir como nuevo

La mirada se pierde sobre el lomerío de belleza semisalvaje, donde ríos, saltos de agua, senderos entre pinares frondosos habitado por una fauna endémica, hacen olvidar que en la década de los años ’60 cerca de estos predios se llevó a cabo la “Lucha contra Bandidos”.

Margarita Pécora Ricardo López En Turismo March 19, 2016

Ese pasado inquietante se ve superado por un presente de belleza y tranquilidad reinante en  lugares que constituyen un privilegio poder  visitar, como es  el Gran Parque natural Topes de Collantes, ubicado a 800 metros sobre el nivel del mar.  Está localizado a unos 350 kilómetros al este de La Habana y 20 kilómetros de la ciudad de Trinidad, fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez.

La opción de naturaleza y salud  son las fortalezas  de Topes, que garantizan al turista llegar,   y a los pocos días,  salir como nuevo.

Los ríos crean profundos valles en las montañas y sus desniveles  producen  impresionantes saltos de agua, entre ellos el Caburní.  Estas condiciones son aprovechadas   para brindar  turismo de salud, con el Kurhotel  Escambray (más de 200 habitaciones) como centro y con una infraestructura que incluye piscina climatizada, baños de vapor, sauna y gimnasio.

La atención en la instalación está enmarcada en una decena de programas médicos básicos, entre los cuales figuran la atención cardiovascular, osteomioarticular, neurológica, endocrina, antiestrés, geriátrica, de adelgazamiento, estética, y para ejecutivos.

Las capacidades de alojamiento se complementan con otros establecimientos, entre ellos, los hoteles Los Helechos y Villa Caburní, unido a variadas ofertas para la práctica del senderismo.

Para los vacacionistas que escojan ese destino, están disponibles paseos al Parque Codina, Guanayara y Los Almendros, experiencias únicas que llevan por intrincados parajes de cuevas surcadas por ríos subterráneos, senderos bordeados de plantas curativas y ornamentales.

Las rutas entre montañas sorprenderán sin dudas a los visitantes, con cascadas que tienen caídas de hasta 60 metros (entre las mayores de la isla), unido a pocetas de aguas cristalinas, procedentes de manantiales cercanos.

El Salto del Caburní, por ejemplo,  es la caminata más popular.  Se realiza a través de plantaciones de café, las casas tradicionales de los agricultores, y los acantilados para acabar en el río Caburní con una cascada de 62 metros (203 pies) y una serie de estanques naturales.

Los amantes al turismo de aventura tienen  para  escoger, entre  la  caminata a Vegas Grandes, por  una pendiente  muy inclinada que conduce a un salto de agua sorprendente;  o La Batata: a 3 kilómetros de la ciudad ,  un paraje que ofrece vistas panorámicas y conduce a  un sistema cavernario con varias piscinas naturales con propiedades curativas en sus aguas algunas de ellas.

También  está la Hacienda Codina,  un rancho con varias atracciones como baños de lodo medicinal, huertas medicinales y ornamentales, una colección de orquídeas con más de 40 especies locales, un bosquecillo de bambú, la Isla de los Enamorados, el rincón del yoga y la cueva de Altar, desde donde un pasaje secreto que termina en un mirador natural se pueden observar el Valle de los ingenios, Trinidad y Playa Ancón.

O simplemente  avanzar  por el Sendero Ecológico,  un camino local de aproximadamente un kilómetro de largo, que conecta el Kurhotel con el hotel Los Helechos. Es un sendero repleto de helechos arborescentes, y árboles de pino, eucalipto y palmas.