Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Turismo nacional: Conozca Cuba primero...

Desde 2008 se abrieron las agencias de viaje nacionales y las carpetas de los hoteles cubanos a lo que los “turistólogos” llaman mercado interno y allá nos hemos ido.

Giusette León / CubaSí En Turismo June 7, 2015

Desde 2008 se abrieron las agencias de viaje nacionales y las carpetas de los hoteles cubanos a lo que los “turistólogos” llaman mercado interno y allá nos hemos ido, en indicadores crecientes y contra todos los pronósticos a cumplir aquello de “conozca Cuba primero…”

Llegamos los cubanos a “turistear” a Varadero, Cayo Coco, Cienfuegos… en mayor o menor medida a todos los polos turísticos del país, generalmente ahorrando tanto que pareciera un harakiri, nos convertimos en “turistas”, término que hasta aquel momento muchos  creían que era sinónimo de extranjero.

Primero fuimos pocos, pero parió Catana a pesar de los precios que son un verdadero reto para el salario y entre 2008 y 2014 la cifra de compatriotas que disfrutan de la red hotelera del país ha sufrido un crecimiento promedio cercano a los 127 mil turistas físicos, según datos ofrecidos por una fuente de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana.

Soy cubano ¿soy popular?

Como todo lo que sucede cubano por medio las especulaciones y los chistes de buen y mal gusto inundaron el tema desde el principio en forma de burla a nosotros mismos, algo que nos caracteriza, o con total seriedad. Varios turistas nacionales contaron a esta reportera sus experiencias y acá compartimos algunas.

Una colega, por ejemplo, que rompió el molde y en lugar de “playa, playa, piscina, piscina”, escogió vacacionar en contacto con la naturaleza y se fue a Topes de Collante, recordó: “constantemente nos preguntaban ¿ustedes son los del mercado interno? Si solicitábamos algún servicio o averiguábamos por alguna oferta siempre estaba en forma de pregunta o afirmación “ah, ustedes son los del mercado interno”, hasta que preguntamos: ¿eso qué significa, hay algo a lo que no tenemos derecho por esa razón? Y resulta que no, pero no podían evitar la expresión”.

A, un joven cantinero que estuvo hospedado  hace meses en Sun Beach, Varadero, le negaron el agua tónica en el lobby bar porque era solo para preparar tragos, eso después de que el barman tampoco pudiera prepararle una margarita: “quizás no tuve o suerte, o quizás si fuera extranjero las cosas habrían sido distintas, pero uno conoce ese oficio y sabe que esa no es la manera de tratar al cliente, sea quien sea”.

En el hotel Tuxpan, pasó casi una semana Lidia “cogiendo lucha, fue hace como dos años y ahí no voy más, como era verano y lo que hay son cubanos la animación no existía, nada, el buffet la verdad no estaba tan malo, pero si no ibas a comer ahí te quedabas con hambre, porque tarde en la noche no encontrabas nada para comer, en la cafetería cercana a la piscina te decían tranquilamente “no hay”, “se acabó” y el hotel estaba medio vacío y luego escuchabas a los trabajadores quejándose sin esconderse mucho de lo que ellos llamaban “el cubaneo”, ah y uno de los ascensores fuera de servicio…”

“El año pasado me vendieron el Riu Varadero en oferta porque los niños no pagaban, pero a precios de alta categoría y mi familia se pasó día y medio comiendo hamburguesa y embutido en el buffet, daba vergüenza. Es verdad que hay cubanos que llegan y arrasan y eso está mal, pero somos clientes y  pagamos igual o más que los extranjeros y hay que ofrecernos el servicio que contratamos, ni más ni menos, porque además, es un proceso, fueron muchos años sin disfrutar ese tipo de ofertas”, comentó Tomás a Cubasí.

“A mí nunca me han maltratado”, asegura Mariana, quien dice haber recorrido varios hoteles en los Cayos sin percances: “al contrario, me han tratado con mucha empatía y cariño, especialmente en las vacaciones que pasé en Cayo Santa María, nada que ver con lo que me cuentan muchas amistades mías, yo he navegado con suerte porque al contrario, creo que me han atendido mejor por ser cubana.”

Desenfadada y espontánea, Laritza opinó: “mira chica, yo no te digo que no, yo veo que  los cubanos se ponen de madre, llenan la mesa de comida que no se van a comer o quieren llevarse medio restaurante para la habitación y si es el último día para la casa, pero hay extranjeros que también forman tremendo desparpajo en los hoteles y acaban y no podemos caer en eso de que no hay peor astilla que la del mismo palo, en vez de mirarnos mal tenemos que enseñarnos y ayudarnos que aquí todos los trabajadores del turismo saben lo que significa para un cubano pagar un hotel, yo soy dependiente en Varadero y al contrario, todo lo que puedo hacer por la gente mía lo hago”.
Otra miradas al “cubaneo”

La licenciada Leagnette Ramírez Rodríguez, Directora Comercial de Villa Tortuga, instalación de Gran Caribe en Varadero, accedió amablemente a contarnos su propia experiencia:

“Al inicio de su aceptación en las instalaciones este turismo no acostumbrado a la nueva oportunidad que se les presentaba en ocasiones no sabía realmente cómo comportarse, no los culpo pues era algo nuevo completamente. Al pasar el tiempo las situaciones iban cambiando, por parte de la dirección de las instalaciones se acordó darles una reunión de información a la llegada, pues se nos hacía más fácil la comunicación e informábamos  de los derechos y deberes con lo que cuenta cada cliente, además los ayuda a mantener una postura adecuada y se acortan las indisciplinas. Sé que en ocasiones el mercado interno se siente algo suplantado por el turismo internacional, pues a los efectos y comentarios de ellos “dan más propinas”, pero yo llevo más de 15 años trabajando con clientes y a mi entender un nacional cuando de veras se siente a gusto con el servicio lo agradece incluso mejor que un extranjero.”

Seguidamente la joven ejecutiva valoró: “lo más importante de este tema es que cada persona que trabaje con clientes (no solo en turismo), tiene que tener bien claro que cliente es todo aquel que llegue a solicitarnos un servicio, no importa si es un fotógrafo, si es el que reparte el periódico o simplemente viene a hacer una pregunta, se merecen todo nuestro respeto y estamos en la obligación de brindarles lo mejor de nosotros. Como también es bueno destacar  que los clientes tienen que saber cómo comportarse en cada momento y lugar, realmente todo va junto de la mano para que funcione.”
La Casa Matriz de Gran Caribe recibió a esta reportera con absoluta disponibilidad para conversar sobre el turismo nacional. Allí dialogamos con las especialistas Adamis Pérez e Irma García, del departamento comercial. En cuanto al impacto económico de este segmento Irma reconoció: “El mercado interno, con lo cual nos referimos a quienes compran desde Cuba, no necesariamente tienen que ser cubanos, aunque son la mayoría, sí está teniendo un impacto económico importante en nuestro grupo.”

Ambas especialistas enfatizaron el interés de Gran Caribe en propiciar y estimular este segmento turístico. Adamis, quien atiende promoción y relaciones públicas en el grupo nos facilitó información sobre las estrategias que incluyen “concebir ofertas para estudiantes en hoteles de Gran Caribe  y realizar presentaciones en Universidades del país para darlas a conocer, proponer noches temáticas para el disfrute del público nacional, establecer el Rincón del Cubano Repitente con un día especial de celebración, incluir el Día Cubano o la Noche Cubana como noche temática con productos 100% típicamente cubanos:  guarapo, sahoco, churros, puerco asado, etc., desarrollar productos nuevos y atractivos que permitan trabajar el destino con precios asequibles para el mercado interno sin afectaciones a la operación de las instalaciones, sino que por el contrario se revierta en un necesario incremento de las ventas y de los ingresos, son algunas de ellas.”

La creación de mini clubs infantiles en los centros que no los tenían, así como la inclusión de coctel de bienvenida, confituras, restaurantes especializados, entre otras iniciativas en determinadas fechas y en función de las características y posibilidades de las instalaciones, la elaboración de ofertas económicamente más asequibles para determinada temporadas, la realización frecuente de ferias donde el producto hotelero se comercializa a mejores precios son algunas de las formas en que se materializa esta voluntad del grupo hotelero.

Los ingresos de la industria turística cubana a través del mercado nacional muestran cifras crecientes, de 2010 a 2014 se observa un incremento promedio superior a los 10 millones, según información aportada por el Profesor Titular de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana, José Luis Perelló, quien consideró:  “Como se observa en los indicadores, el turismo nacional repercute positivamente en los ingresos turísticos (en CUC), al mismo tiempo colabora en el amortiguamiento de la estacionalidad, al presentar su período de alta, en la etapa de la baja del turismo internacional”.

Turistear es un lujo, en el mundo entero, los cubanos, todos, turistas y “turistólogos”,  somos jóvenes en esa experiencia, pero lo probado parece ser que el turismo nacional o mercado interno llegó para quedarse y crecer, como es natural también en el mundo entero y, sea cual sea el lado del mostrador en que esté cada uno, no seremos precisamente los hijos de esta islita solidaria quienes acuñemos aquello de que no hay peor astilla que la del mismo palo, digo yo…